Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» how to get fans on facebook page xy
Jue Jul 28, 2011 10:47 pm por Invitado

» buy fans on facebook f8
Jue Jul 28, 2011 6:46 pm por Invitado

» The Hogwarts War [ ELITE ]
Vie Jul 22, 2011 10:19 pm por Invitado

» Until the very end {Afiliación Élite}
Miér Jul 20, 2011 10:05 am por Invitado

» Can't keep us underground { Fame Sucks } // Normal
Miér Jul 13, 2011 5:32 pm por Invitado

» Salzburg Seelen COMIENZA LA PRIMERA TRAMA {+18} - Normal
Jue Jun 30, 2011 3:47 pm por Invitado

» +18 Lusful Hogwarts [Foro nuevo. PERSONAJES CANNON DISPONIBLES]Rol 3a generación NORMAL
Lun Mayo 30, 2011 7:38 am por Invitado

» Clevermont College
Dom Mayo 29, 2011 1:09 pm por Invitado

» Petición de Personajes Cannon #
Jue Mayo 19, 2011 10:22 pm por Lorcan K. Scamander

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Lun Jun 24, 2013 6:19 pm.
thefrancestrage2.forosactivos.net

Frederick Edmund Zabini

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Frederick Edmund Zabini

Mensaje por Frederick E. Zabini el Miér Mar 30, 2011 10:46 am



I N F O R M A C I Ó N G E N E R A L
Nombre completo:
Frederick Edmund.
Apellidos:
Zabini Parkinson.
Apodos:
Para ti… Frederick.
Edad:
Veintidós años.
Lugar de nacimiento:
Venecia, Italia.
Lugar de Residencia:
Londres, Inglaterra. Vive junto a su padre.
Orientación Sexual:
Heterosexual.
Casa en Hogwarts:
Ex Slytherin.
Curso en Hogwarts:
Octavo Año.
Linaje:
Puro.
Estatus Social:
Alto.
Estado Civil:
Soltero.

R A S G O S P E R S O N A L E S

Descripción Física:
Con sólo una mirada de su ojos azules, Frederick te puede decir todo o nada. Su rostro marmóreo está perfectamente esculpido para expresar lo que siente, un rostro que parece específicamente hecho para expresar burla e indiferencia hacia su entorno.
Dueño de un cabello oscuro como una noche sin estrellas, eternamente desordenado, pero aún así con el tipo de clase que alguien como él exhala desde los poros. Definir vagamente el aspecto de Frederick como “Atractivo”, sería una total falacia. Él es más que eso, citando sus propias palabras, el vendría a ser “un regalo de los dioses para los ojos mortales”. Aquello es algo que siempre deja en claro.
Más que un rostro simétrica y masculinamente perfecto, más que rasgos bien esculpidos, su cuerpo vendría a ser un templo que provocaría la envidia y la añoranza a partes iguales. Con la altura perfecta, la complexión ideal y el porte lleno de galas, Frederick está hecho para arrancar suspiros allá por donde va.
Un gesto depravado, una mirada pícara, un guiño descarado, el Ex Slytherin es sensualidad y sexualidad en su estado más básico, más primitivo, pero aún así con un deje de impoluto elegancia imposible de arrancar.
Sus ropajes son normalmente oscuros, prefiere la comodidad de la ropa muggle a lo anticuado de las túnicas mágicas. Siempre estará perfectamente ordenado y elegante, con una pulcritud imposible de igualar, que no hace más que alabar a su apellido que con tanto honor ha llevado durante veintidós años.
Spoiler:

Descripción Psicológica:

“¿Arrogancia?, pues está claro que aquello lo sacó de Blaise”
-Pansy Parkinson.

Palabras para definir a una persona son muchas, pero si hubiese que resumir dejando tan sólo una para especificar a Frederick, esa sin duda sería “Arrogante”. Dicen por ahí que ser guapo y tener conocimiento de aquel hecho, es lo peor que un chico puede saber, pues bien, desde que tiene memoria Frederick sabe que es atractivo y que su aspecto logra mover masas. Sabe también que es prodigiosamente inteligente, y que eso en conjunto a su apariencia, forman una bomba de relojería, bomba que decide estallar cada vez a su favor, claro está.
Si hubiese un momento determinado donde decide explotar aquellos dos factores, es claramente cuando quiere conquistar féminas. Oh, aquellas diosas de caderas anchas y estrecha cintura que le hacen perder la cabeza. Sabe que palabras utilizar, como y cuando decirlas. En el gran arte de la seducción Frederick es el maestro entre los maestros, capaz de engatusar a chica que se le ponga en frente sin excepción alguna, sabe como tenerlas, pero no para comprometerse, ni para encuentros esporádicos de una noche –quizás dos-, él tiene más estilo que eso, por supuesto. Elegante y pasional como él sólo, poseedor de un andar sin igual, que exhala galas por los poros; de modales envidiables, y un acento exquisitamente enseñado. Un caballero por donde se le mire, sin nada que envidiarles a los que aparecen en las antiguas novelas de Jane Austen. A Frederick tan sólo le falta la armadura y el blanco corcel para convertirse en el trillado príncipe azul…aunque en su caso le iría mejor el papel del príncipe verde.
Rebelde como nadie. Frederick es capaz de iniciar una revolución tan sólo para llevarle la contra a las normas y el sistema. El moreno tiene sus propias reglas, las inventa y se mueve a base de ellas, él no da explicaciones ni aunque se atrevan a obligarle. Dispuesto siempre a enfrentar cualquier adversidad, desafiar a quien sea y salir victorioso a toda costa. Poseedor de una gran confianza en si mismo, claro está. Frederick siempre, pero siempre posee la razón, él todo lo sabe y lo que no lo inventa, pero por Merlín que no se atrevan a contradecirlo, el ex Slytherin es terco hasta la médula, la última palabra siempre es de él y así lo será hasta el fin de los tiempos. Fin de la discusión. Puede llegar a ser un tanto infantil en ciertas ocasiones, y es que muchas veces disfruta burlándose de la gente y picándoles a propósito. ¿Sarcasmo?, lo emplea hasta dormido, es el arma que más utiliza en su diario vivir.
Total y absolutamente perseverante, lucha por lo que quiere hasta conseguirlo, jamás baja la cabeza y nunca se rinde, dicha palabra simplemente no existe en su vocabulario. En todo lo que hace siempre desea ser el mejor y sabe que debe pelear por ese título. Competitivo hasta la médula, pero siempre limpiamente, cuando gana es por el sudor de su frente, puesto que de esa forma puede refregárselo a sus contrincantes con todas las de la ley…su propia ley. Libre como nadie, pero… ¡Merlín, siempre hay un pero!

"Y así es como mi hijo se convertirá en ministro de magia"
-Blaise Zabini.

Su libertad llega hasta un punto: ¿Temores? El de decepcionar a su padre por supuesto. Quedó claro que Frederick jamás da explicaciones, pero como a toda regla existe una excepción, aquí también la hay. Muchas veces siente la necesidad de rendirle cuentas a su padre aunque éste no se las pida. Teme defraudarle, teme que no esté orgulloso de sus logros. Le asusta el pensar que de alguna u otra forma su padre le reniegue y le de vuelta la espalda, que no le apoye o no acepte su forma de ser. Frederick respeta a su padre por sobre todas las cosas, aunque tengan ideales diferentes y no piensen igual, le ha aceptado siempre por como es, y siempre busca la misma aceptación por parte del hombre. Su perfecta seguridad solamente flaquea con aquel temor que podría destruirle en un chasquear de dedos.
A pesar de que siempre busca que su padre se sienta orgulloso de él, difieren en sus ideales, pero aquello es algo así como “Todos los saben, pero simplemente no hablan de ellos”. Su progenitor junto a su madre se quedaron estancados en el pasado, en el arcaico pensamiento de la pureza de la sangre, pensamiento que Frederick jamás recogió como suyo. Poco le interesa la estirpe de las personas o su nivel socioeconómico, no por poseer aquellas dos cosas van a ser superiores y es que el moreno siempre, pero siempre se codea con lo mejor de lo mejor. Las mejores personas y fiestas. Frederick no dice estupideces ni tampoco le gusta oírlas, detesta a las personas distraídas o con carencia de materia gris. La ignorancia es su peor enemigo y como tal, lo que más odia soportar en la gente. Es muy elitista en cuanto a su círculo de amistad.
La irresponsabilidad no es una palabra que Frederick conozca, ya que es puntual y profesional como nadie. De hecho, es un tanto maniático con el orden y la limpieza y a su alrededor todo y todos deben ser así, de lo contrario, anda con un cabreo monumental y un Frederick cabreado no es nada bueno de ver. Meterse con lo que es de él –Que conste que cuando el moreno posa sus orbes azules en algo y lo señala como suyo ya es de su propiedad- no es algo conveniente, y menos aún es meterse con las personas que el quiere, aquello no se lo permite a nadie. El procura vivir tranquilo sin colarse en los asuntos de los demás, mientras no le toquen mucho la moral, todo irá bien.


C U E S T I O N E S P E R S O N A L E S

Historia :

Venecia, Italia. Hace veintidós años.

El perfecto silencio formado alrededor de la mansión de los Zabini fue interrumpido por el llanto de un recién nacido. Era un frío día de enero, que cubría las casas con un fino manto blanco de nieve. Ese día en particular, fue un de los más fríos de la época, una madrugada especialmente helada, donde sólo el nacimiento del hijo primogénito del matrimonio aportaba una nota cálida a la fría mansión. Le llamaron Frederick, cuyo significado hace referencia al poder. El poder que sólo la unión de los Zabini y los Parkinson podía conseguir.
Nacer en una familia de estirpe pura, de gran reconocimiento tanto social como económico, y un pasado un tanto oscuro, podría resultar difícil para cualquiera, quien siempre tendría que dar la nota alta, pero no para Frederick, que desde pequeño demostró estar a la altura de cualquier situación. Con tan sólo unos años de vida tenía el lenguaje y el acento más exquisito que a un niño se le puede escuchar. Unos modales que no tenían nada que envidiarle a los de un noble caballero de más edad, y una astucia única, que sin duda prepararía grandes cosas para el futuro.
El día en que probablemente más emocionados vio a sus padres, fue sin duda cuando su hijo primogénito mostró los primeros vestigios de magia en él. Apenas y tenía tres años, cuando un arranque de furia hizo estallar el gran ventanal que adornaba la sala principal de la mansión. Inmediatamente Frederick supo que se hallaba en problemas, pero esa misma noche una pequeña celebración se llevó a cabo y fue cuando por primera vez escuchó las palabras que en un futuro siempre le oiría decir a su padre. “Y así es como mi hijo se convertirá en ministro de magia”. En aquel momento claramente no lo entendió, ¿Ministro?, ¿Es que acaso eso se come?. Pero si pudo vislumbrar la gran importancia de esa frase saliendo de la boca de su progenitor.
Cuando tenía cinco años, otro llanto interrumpió el silencio. Frederick trataba de leer su primera novela en el jardín cuando un chillido le desconcentró. ¿Es que acaso no le tenían respeto?. Subió inmediatamente los escalones buscando la fuente de aquel sonido, recorrió pasillos y sorteó muebles, para finalmente abrir las amplias puertas de la habitación de sus padres y encontrarse con una escena bastante pintoresca. Un hombre desconocido para él sonreía en un rincón de la habitación, su padre estaba sentando en la cama junto a su madre, quien entre sus brazos sostenía un bulto de extraña procedencia, el cual por cierto era el que provocaba aquel molesto ruido. El pequeño Frederick frunció el ceño cuando su padre le pidió que se acercase, se subió a la cama y se sentó al lado del hombre, sin dejar en ningún momento de mirar…eso que su madre tenía entre sus brazos. “Ella es Katleen, tu hermana”, le susurró su madre mostrándole a la recién nacida. Frederick reparó en su minúsculo tamaño, en el rosado de su piel y en que en cuanto posó sus azules ojos en los de él, un sentimiento nació en su interior, sentimiento que hasta el día de hoy prevalece: Protección.

Con once años el momento que toda la familia esperaba, llegó. La tan ansiada carta de Hogwarts. Escrita en tinta verde esmeralda y con una exquisita caligrafía, le señala que había una plaza disponible para él. Aquel año no fue lo único que cambió, Frederick sabía que había algo mal entre sus padres, pero jamás quiso preguntar. Escuchó el primer grito una noche antes de ir a Hogwarts y con el paso del tiempo aquellos gritos fueron incrementando en intensidad, y en número.
La imponente imagen del castillo es algo que jamás logrará borrar de su retina. Junto a su amigo de infancia Spencer a su lado en el bote, dibujaron la misma expresión de sorpresa en sus rostros. La selección de casas llegó y más que nervios, era ansiedad lo que recorría cada centímetro del joven Frederick. Siendo el último en ser llamado al taburete del sombrero seleccionador, quedó en Slytherin, como claro estaba que sucedería. La primera vez que pisó la fría sala común en las mazmorras, los secretillos empezaron, las miradas ceñudas y de indiferencia. Frederick supo que la combinación de sus dos apellidos traería problemas –Su padre le habló de aquello a temprana edad-, por lo que inmediatamente mandó a hacer callar a todos y puso en claro que a él y a su apellido se le respetaba, y que el que no lo hiciera, se ganaría unos cuantos problemas. Desde aquella noche se hizo nombre dentro de la casa de las serpientes, le respetaron y por supuesto, vieron que él no era como se suponía que debía ser.
Los años fueron pasando y el respeto hacia él incrementando. Obtenía buenas calificaciones y procuraba ser el mejor en todo. Fue en su tercer año cuando un suceso fue clave para marcar su personalidad, se dio cuenta de que era guapo, y que aquellas miradas extrañas que las chicas a veces mandaban, no eran más que de coquetería. Su primer beso fue con la chica más guapa de todo Slytherin, una chica de grado superior a él. Ahí, en ese momento, fue cuando todo comenzó.
Comenzaron las citas, los suspiros allá por donde iba y las miradas libidinosas. Frederick le sacó partido a su aspecto, ganando popularidad, ganando amigos y también enemigos.
Su ego ya de por si inmenso, era del porte de una montaña a finales del quinto grado, pero fue también ahí cuando más calmado se encontró. En su familia las cosas no andaban bien y las lechuzas de su hermana menor eran preocupantes. La bomba estalló cuando Katleen consiguió la carta de Hogwarts. Sus padres se divorciarían, y en aquello no había marcha atrás. Si de por si Frederick ya era sobreprotector con su hermana, desde aquel momento lo empezó a ser aún más, cuidando de ella a cada minuto y siempre manteniendo un ojo encima de ella. El que la chica haya sido seleccionada para Slytherin sin duda le aminoró el trabajo.

Terminó los siete años reglamentarios con honores, con un sinfín de chicas en su lista y dejando la vara del trono en Slytherin bien en alto. Llegó el octavo año y las dudas comenzaron. Fue por aquel tiempo cuando más escuchó a su padre decir la famosa frase de que se convertiría en ministro de magia. Con dieciocho años encima ya entendía bastante bien lo que quería decir y sin duda no quería decepcionar a su padre. ¿Sería el un buen ministro de magia?, por supuesto que si. ¿Quería el llegar a obtener dicho puesto?, pues…no estaba seguro. Asistió a algunas clases de medimagia sólo por curiosidad, y en esas clases fue cuando algo dentro de él hizo click. Merlín, deseaba ser sanador. Cuando se dio cuenta de aquel hecho fue como si el mundo se le viniese encima. El debía estudiar leyes mágicas, así estaba escrito desde que nació.
Para incrementar los problemas, una chica llegó a su vida. Y no era cualquiera chica. ¿Han escuchado eso de la excepción a toda regla?, pues ella era esa excepción, la chica que no cayó a sus pies con tan sólo verlo, y aquello a parte de frustrar a Frederick, le hizo quererla para si aún más. Jaqueline Fellon sería de él costase lo que costase. También, su pequeña hermana, la luz de sus ojos, comenzó a salir con un chico mayor que ella. ¡Mayor que ella!. Simplemente detesta a aquel muchacho.
Los días pasan, amanece y atardece. La vida de Frederick parece ir un tanto desordenada, y para obtener el equilibrio sabe que alguna cosas deberán cambiar por mucho que no le guste.

Familiares:
Blaise Zabini – Padre
Desde pequeño, siempre consideró a su padre como modelo a seguir. Cuando fue creciendo, y se fue enterando del actuar de su padre cuando era no era más que un chiquillo, la imagen de héroe fue decayendo un tanto, pero a pesar de eso, su padre seguiría siendo su padre. Ciertamente le molestaba tenerlo como profesor de pociones en sus primeros años de Hogwarts, pero al pasar el tiempo e ir madurando, se dio cuenta de que su padre no le molestaba o pediría explicaciones por cada cosa que él hacía tal y como pensó, tan sólo lo dejaba ser. Cuando todo lo del divorcio ocurrió, él sin dudarlo por ningún minuto se fue a vivir con el hombre a Londres, y sigue conviviendo con él hasta ahora.

Pansy Parkinson – Madre
Su adorable y chillona madre. Si le preguntan a Frederick cual es el primer recuerdo que tiene de ella, sin dudarlo el diría que fue un grito. La relación con su madre nunca fue tan cercana como la que mantenía con su padre, pero aún así la quiere a ínfimas cantidades y correría a su lado si es que ella le pidiese alguna clase de favor. La respeta por sobre todas las cosas y no trata de cambiarle sus ideales, que tan diferentes son a los de Frederick, cabe destacar. Cuando el divorcio ocurrió, él fue a vivir con su padre, pero a pesar de eso mantienen el contacto a menudo, visitándose en fechas importantes y comunicándose vía lechuza. Aunque un tanto a regañadientes por parte del moreno.

Katleen Zabini – Hermana Menor
Su pequeña hermanita, la mujer más importante del mundo para él, a la que protegería hasta las últimas consecuencias. La relación de ambos es espectacular, con mucha comunicación y confianza por parte de ambos. Frederick no quiere aceptar que Katleen ya no es una niña, y menos aún aceptar el hecho de que ella está saliendo con un chico mayor, al cual mataría de la peor forma si es que llega a hacer sufrir a su hermana en algún momento. Fue el encargado de ahuyentar a todos los que quisiesen sobrepasarse con la muchacha durante sus primeros años de adolescencia, aunque desafortunadamente no le resultó con el tal Alexandros. Cada vez que los ve juntos simplemente les ignora.

O T R O S D A T O S

Carrera Deseada o para la que estudias:
Desea ser Sanador.

Gustos:
•Todo parte con su afición a la lectura. Novelas clásicas del mundo mágico, y hasta algunas novelas del mundo muggle. La biblioteca de Frederick es bastante amplia, donde los libros más antiguos y más modernos están apilados en su estantería. Siempre está leyendo algo. Cuando está realizando algún deber, el no sólo lee el capítulo en el cual puede encontrar la información necesaria, no señores, Frederick por diversión puede leerse todo el libro. Cabe destacar que no por eso es uno de esos insoportables nerds sabelotodo, porque no es así, simplemente posee un apetito voraz por el conocimiento, y ¿qué mejor que el que encuentras plasmado entre las antiguas páginas de un libro?.
•Adora las fiestas y la buena diversión. Si buscas en el diccionario la palabra “fiesta”, es probable que el rostro de Frederick aparezca allí. El moreno asiste a los mejores eventos y muchas veces es él quien los planea. La mejor música, la mejor comida, los mejores tragos y las mejores personas podrás encontrar allí. Es bastante exclusivo respecto a eso, claro está.
•La buena comida y los buenos tragos le pierden. Cabe destacar que no es un glótón, ni tampoco un alcohólico, y cabe destacar también que su paladar sólo acepta lo mejor de lo mejor.
•Las mujeres. Simplemente las adora, les da las a todas pero se las corta antes de que la cosa vaya a algo más serio. Altas o bajas, morenas, rubias, castañas o pelirrojas. A Frederick le gusta la diversidad, y en la diversidad está el buen gusto. Eso si, pasa de las que son superficiales o distraídas.
•La velocidad, y por consiguiente, los autos que están específicamente hechos para la rapidez. Es lo que sin duda más adora del mundo muggle. Gracias a su buena situación económica ha podido permitirse unos cuantos, haciendo que actualmente posea tres: Un Ferrari, un Mercedes, y un clásico Impala del 60’. Posee también una moto Harley.
•Tabaco. Aunque sabe que es dañino, no lo puede evitar. Cuando está nervioso o simplemente quiere pasar un rato de soledad, un cigarrillo es siempre su mejor aliado.

Odios:
•El ruido excesivo, que a opinión de Frederick es molesto. Menos aún le gustan los chillidos, la gente que grita o pierde los cabales hasta el punto de la demencia. ¿Resulta acaso arreglar las cosas a gritos?. Probablemente de tanto escuchar las discusiones entre sus padres, que terminó generando un odio hacia los gritos.
•Las chicas fáciles. Merlín, las detesta. Odia el hecho de que no se tengan respeto a si mismas y que…bueno, que sean ¡tan fáciles!. Para él no hay nada mejor que las chicas que resultan ser un reto, un jueguecillo previo antes de que caigan entre sus redes.
•Cuando se meten con sus apellidos y la función que estos cumplieron en el pasado. Allá a donde va, Frederick siempre deja algo en claro, a él y a su familia se les respeta, de lo contrario, uf.. no quieren enfrentarse a la furia de Frederick.
•Cuando sus padres discuten y discuten y...discuten. Más que odiar aquel hecho, le irrita a grandes cantidades. No soporta los gritos, sobre todo porque siempre le interrumpen en alguna de sus actividades que requieren concentración.
•Los chicos que se acercan a su hermana, Siempre los ahuyentó y siempre les odió. Ahora que ella está con el tal Alexandros, le detesta a él.

Boggart:
Él, decepcionando a todos sus seres queridos.

Manías:
•Suele elevar una ceja en situaciones que resulten favorecedoras para él. Es decir: Cuando está coqueteando, cuando emplea el sarcasmo a su favor o cuando se burla de los demás.
•Bufa cuando está frustrado, irritado o aburrido.
•Suele dar unas cuantas vueltas a la pluma antes de empezar a escribir.
•Siempre lleva consigo un mechero Zippo, el cual lleva grabado el logo de una banda muggle inglesa. The Beatles o algo así.

Varita:
Madera de roble, rígida, 32 cm. Núcleo de pelo de mantícora. Ideal para Encantamientos y hechizos de ataque.

Patronus:
Leopardo.

Amortenia:
Pergaminos antiguos, tinta y yerba buena. Con un ligero toque de tabaco y coco.

Habilidades Especiales:
-

Equipo de Quidditch:
-

Mascota:
Posee una lechuza gris llamada Angell, cuyo significado es “Mensajero”.

Alergias o enfermedades:
•Es alérgico a la canela.
•Enfermedades conocidas hasta el momento no posee ninguna.
avatar
Frederick E. Zabini

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Localización : No es asunto tuyo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frederick Edmund Zabini

Mensaje por Frederick E. Zabini el Jue Mar 31, 2011 5:49 am

Finiquitada.
avatar
Frederick E. Zabini

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 24/03/2011
Localización : No es asunto tuyo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frederick Edmund Zabini

Mensaje por Roxanne E. Weasley el Jue Mar 31, 2011 6:04 am

Ficha Aceptada,Bienvenido!




{ A que no lo entiendes .} :

avatar
Roxanne E. Weasley
Admin

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 19/01/2011
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://riddikulus.foros-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Frederick Edmund Zabini

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.